Perfil

  • Jessica Millan Briceño
  • El blog de Jessica Millan Briceño
  • Mujer
  • 8/11/1979
  • Docente Ingeniera Industrial
  • Venezolana y Marabina, Ing. Industrial y Docente universitaria, trato de hacer mi trabajo con todo mi amor. Amo a Dios a mi familia y espero lo mejor de la vida

Presentación

Archivos

Sunday 8 may 7 08 /05 /May 04:23

Una de las tantas frases que ofrece la película Jerry Maguire, de la que me considero súper fan; son tantas las veces que la he visto y cada vez que la pasan por televisión no puedo dejar de ver esa historia, llena de aprendizajes, sin efectos especiales  (raro en las últimas películas de Tom Cruise) y sin embargo conmovedora, el relato de un hombre que aparentemente lo tenia todo, un buen trabajo, una linda novia, un futuro por delante. A pesar de todo eso sentía que a su vida le faltaba algo, y un día hace una reevaluación de sus propósitos, la inspiración de una noche se volvió su peor pesadilla cuando ese documento inspirador es el motivo de su despido, y comienza a forjarse nuevamente un camino, sin su novia que lo abandonó, sin amigos y con la carga de sentirse un perdedor. Además de toda la linda historia de amor que se teje, por supuesto están presentes esas lecciones de vida que ofrece y esa relación de amistad que forja con el único cliente que le quedó y el cual demanda demasiada atención producto de su enorme ego, aludo a la frase del título de mi escrito a una escena de la película en donde ambos personajes Rod y Jerry (cliente y manager) saliendo de un partido, Rod empieza a reclamarle a Jerry por no cumplir sus necesidades de sueldo y otros beneficios que él tanto esperaba y Jerry explota a tantos reclamos y se lanza una de las mejores frases: "sabes cual es tu problema, juegas con tu cabeza no con tu corazón...en tu vida personal corazón, cuando estas jugando piensas en lo que no te dieron en quien cobra más que tu" (no soy tan literal como quisiera) y dicho sea de paso la película esta llena de frases hermosas.....Y como siempre en mí eso es razón suficiente para que surjan cierto tipo de preguntas, como por ejemplo: ¿Cuándo utilizar la cabeza y cuándo el corazón?, en esta vida donde tenemos que tomar decisiones todos los días y a veces en fracción de segundo ¿Cuándo y cómo marcar la diferencia?, ¿Es posible pensar con el corazón? o él es sólo es un músculo receptor y manifestación pura en donde se sienten las emociones?

En estas etapa de mi vida me siento una sobreviviente, fracasos, críticas, desamores, traiciones, tristezas y pérdidas, y seguramente me falta sobrevivir a muchas cosas más, y no recuerdo haber pasado por situaciones en donde no haya pensado con el corazón con todo lo malo o bueno que eso implique. Se me ha criticado varias veces por ser hipersensible, pasar por momentos de depresión, que me afecta todo lo que me rodea, que me siente y que me acongoja el mundo en que vivo, que amo demasiado mi trabajo, que me ilusiono con facilidad, que a veces actúo como una niña, que pienso  en pajaritos preñados....si todo esto representa pensar con el corazón entonces no solo pienso sino que vivo con el corazón.

Se me ha dicho que para sobrevivir a este mundo tengo que pensar con cabeza fría...y les juro amigos míos que lo he intentado, y lo único que me falta es ponerme una bolsa de hielo en la cabeza. He puesto muros, he tratado muchísimas veces de ser lo más objetiva que puedo en ciertas situaciones, he tratado de que la voz interna de los sentimientos no me afecte, de verme distante, concentrada, impasible, si es que todo esto significa pensar con la cabeza, pero las veces que lo hecho también he quedado atrapada en esos mismos muros, o sencillamente se me derrumban y no sé recoger esos escombros luego que doy la vuelta después de hacerme la dura, la más objetiva, cautelosa y reflexiva, me atacan como abejas fuera del panal lo más terribles sentimientos de culpa por mostrarme de tal manera cuando realmente dentro de mí fuero interno hay altos niveles de sentimentalismo puro.

No digo que pensar con la cabeza sea malo, ni pensar con el corazón sea lo mejor, definitivamente trae muchos vicios si no lo sabemos controlar, si ese río de sentimientos se desborda puede llegar hacer muy peligroso para la propia estima y al llevar las relaciones con los demás por caminos pocos sanos. Pero es que definitivamente a mi no me sirve de mucho pensar con la cabeza, no logro dar en el blanco, me gusta y me siento bien cuando pienso con el corazón, me anima, me vuelve jovial, alegre y saca lo mejor de mí, soy graciosa, receptiva, amistosa, extrovertida, me hace soñadora y espontánea....es como si volviera a ser niña, y eso me encanta! Una de estas mañanas al levantarme y recortar el papel del calendario éste decía: "La razón se hace adulta y vieja, el corazón permanece siempre niño"...tan equivocada no estoy ¿verdad?

Esto no quiere decir que no me he dado mis tropezones vaya que me los he dado…y bien duros, y tampoco quiere decir que al ser puro corazón (como Juan Corazón) a la que solo fata colocar un parche en forma de corazón en el ojo soy toda bondad digna de ser beatificada, todo lo contrario, a veces ese corazón también me ha llevado a caminar por el lado oscuro de mi ser, pero en definitiva tengo que aceptar lo que soy y seguir las indicaciones de mi amigo en las áreas importantes de mi vida, mi premisa y deseo tal vez lo resume Soledad Pastorutti en su canción: “Seguir siguiendo al corazón y coquetear con la intuición seguir creciendo y esquivando las rutinas, seguir soñando en un rincón seguir creyendo que hay un Dios que me enderece de un tirón la puntería, siempre voy detrás de lo que siento cada tanto muero y aquí estoy”.

 

Y si no eres de los que le pone mucho corazón a la vida te lo digo a la manera de El Rey... mi querido Elvis en una de las canciones del soudtrack de la película que comenzó todo esta locura literaria hecha con todo el corazón que te acabo de hacer leer, Jerry Maguire, que dice: 

 

I dont worry

Whenever skies are gray above

got a pocketful of rainbows

got a heart full of love

 

Corazon.jpg

 

Por Jessica Millan Briceño
Escribir un comentario - Ver los 1 comentarios
Friday 25 march 5 25 /03 /Mar 23:35

Definitivamente una pelea que no termina y tal vez no terminará nunca, hoy me levanté con la motivación de saber cual es la verdadera diferencia entre ellas, y es que últimamente he tenido un encuentro muy cercano con ambas, por que tal vez no las veo de la misma manera que otros  las  ven, para mí  la riqueza es sentirse pleno con lo que se hace, tener paz y amigos con los que contar, la pobreza es una sensación de vacío y tristezas que muchas veces me persigue pero que logro en la mayoria de las  ocasiones superar.....pero ese encuentro con la pobreza y la riqueza está representado la mayoría del tiempo por las caras de muchas personas que me muestran como la viven ellos, y me hace cuestionar si lo que yo creo de ambas es cierto.

Definitivamente no se cual es el empeño de mucha gente de preguntar: ¿Cuánto tienes? o ¿Qué tienes? ¿Cuánto ganas? ¿En qué trabajas? ¿Tienes carro? ¿Tienes casa? ¿Dónde vives? tal vez lo hacen por curiosidad, por preocupación o un "no sé que" que tenemos los seres humanos (o algunos) de medir a la gente por lo que posee económicamente, ¿Qué tan importante es saber eso de alguien? es que acaso vamos a contribuir a que aumente su nivel económico, darle consejos a lo Donald Trump o es solo el patético sentimiento de sentirnos superiores a los demás.

Si nos vamos al ámbito netamente económico, por supuesto que la pobreza es la ausencia de bienes materiales, y la riqueza pues todo lo contrario....ya estoy cantinfleando....tal vez este escrito es un cantinfleo total sin sentido y sin razón de ser, pero prosigo....yo he vivido las dos caras de la moneda y no es que me desagrade la riqueza, al contrario me encanta tener dinero, comprar cosas, comer en buenos sitios, viajar, tener dinero en el banco....y todas las ventajas y seguridad que proporciona tener dinero en este mundo, donde todo tiene un precio y poco tiene valor, pero me digo: cómo sería tener todo eso si no tengo con quien compartirlo, ir al cine sola? ir de compras sola? viajar sola? comer tequeño de chops sola?...jejeje no!, definitivamente no puedo imaginarme así, pero al mismo tiempo sé el dolor que causa ser pobre, el tener necesidades, no tener nada en la nevera (y para algunos será no tener nevera), pagar deudas, tener los bolsillos vacíos sin posibilidades de hacer nada....nos sentimos inútiles presos de alguna maldición que hizo cayeramos en la más terrible de las desgracias con las manos atadas por que sin dinero no se hace nada ni se va a ninguna parte...

Y es que la pobreza lamentablemente  viene acompañada de tantas cosas tan penosas como ella misma. 

Pero han sido esos momentos de mi mayor pobreza material en donde he aprendido a apreciar lo que tengo hoy, que tal vez no es mucho pero representa mi mayor tesoro hasta ahora, Jean Paul Richter dice que "para que el sueño, la riqueza y salud se disfruten de verdad, es necesario interrumpirlos". No soy rica y muchas veces me preguntó si lo seré, tal vez no esta en mí practicar muy seguido los preceptos de "el secreto" o de "padre rico padre pobre" pero así como me he preguntado si lo seré también me pregunto: y si no lo soy nunca? Forrest Gump dijo que la vida es una caja de chocolate no sabes cuál te va a tocar...y si  nunca me toca el que dice "millonaria"?...¿habrá algún problema con eso? viviré añorando toda la vida por lo que no tengo o por lo que tuve? materialmente hablando....Creo que uno de mayores problemas que tiene el ser humano es que tiene un terrible miedo a la pobreza, culpa a todo el mundo a los padres, a los amigos, a los empresarios, al gobierno, a los imperios, a Dios, al destino...en fin, cuando realmente somos nosotros mismos los responsables de administrar nuestra la pobreza o nuestra riqueza. No es más fácil admitir que realmente somos pobres, sin que eso signifique una carga de verguenzas o penas en la vida? ....Te hace eso infeliz?. El que tiene miedo de la pobreza no es digno de ser rico, así lo afirmó Voltaire, tal vez tenia razón.

Añoraba en mis momentos de pobreza tener dinero pero al tenerlo siempre faltaba algo, la felicidad aparente que se mostraba en momentos de riqueza se iba al momento de desaparecer el dinero y aprendí que hay cosas que nunca iba a poder comprar.....aprendí que si no era feliz en la pobreza tampoco lo iba a ser en la riqueza, que tenia que aprender a sonreir y apreciar las cosas simples y sencillas que coloca la vida ante mí todos los días, tuviera los bolsillos llenos o vacíos.

No es mi intención dar una lección de como vivir la vida, ni estoy negando la existencia de situaciones relacionadas con la pobreza, la miseria extrema, la desnutrición, desempleo, la falta de salud, la falta de educación, la desigualdad y hasta la muerte....todas ellas relacionadas con no tener lo necesario para vivir.....y es que cuando no se tiene por lo menos lo mínimo para suplir nuestras necesidades básicas, la vida se ve y se torna oscura, la esperanza de un mañana mejor parecen no existir, por algo dicen que cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana....

Solo por que he sido feliz en la pobreza no quiere decir que otros lo sean, y tal vez nunca cambiaré la manera de pensar de los demás ni su escala de prioridades ni de valores, pero lo que si estoy segura es que sí puedo cambiar mi manera de pensar teniendo una actitud positiva y de fé antes la situaciones adversas que seguramente me va a presentar la vida....puedo quedarme sin dinero y todavía conservar un tesoro dentro de mí....todo lo que quiero lo resume mi amiga Alicia cuando dice: some people want it all, but i don´t want nothing at all. Y es que definitivamente yo no quiero nada, por que lo tengo TODO!

 

                                                                                  Jéssica

 

"Las riquezas que entregues a otros

serán las únicas que realmente

poseerás siempre".

Marco Valerio Marcial.

 

 

 

Por Jessica Millan Briceño
Escribir un comentario - Ver los 4 comentarios
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso